Las organizaciones se enfrentan a nuevos desafíos constantemente porque el panorama empresarial evoluciona. Una de las regulaciones más recientes, por la Directiva (UE) 2019/1937, exige que todas las empresas con 50 o más empleados, así como las Administraciones Públicas, implementen un canal de denuncias obligatorio antes del 1 de diciembre de 2023. Esta herramienta, más que un requisito, es una oportunidad para fortalecer la integridad corporativa y la confianza interna y externa.

 

La Importancia del canal de denuncias obligatorio

Un canal de denuncias proporciona a los empleados y partes interesadas una vía segura y anónima para informar sobre irregularidades y malas prácticas en cualquier empresa u organización. Su implementación es una declaración de compromiso con la transparencia y la ética en los negocios. Permite a las organizaciones detectar y abordar problemas internos antes de que se conviertan en crisis.

RBH Global, una firma de asesoramiento a empresas, que ha destacado como un ejemplo de buenas prácticas en este ámbito. Han colaborado con un número significativo de empresas para garantizar la implementación exitosa de sus canales de denuncias antes del plazo límite. A través de su enfoque proactivo y experiencia, han ayudado a las empresas a sortear el complejo laberinto normativo.

 

Oportunidad de éxito empresarial

Si bien el cumplimiento normativo puede parecer una carga, también puede ser una oportunidad para fortalecer la integridad y la confianza en una organización. El canal de denuncias es una herramienta poderosa que, cuando se implementa correctamente, no solo asegura el cumplir la ley, sino que también fomenta la confianza dentro de la empresa y mejora la imagen de la empresa ante terceros.

En este entorno en constante cambio, es esencial aprender de aquellos que han navegado con éxito los desafíos. RBH Global es un ejemplo de cómo una empresa puede ser un aliado en lugar de una mera solución, transformando la normativa en éxito empresarial.