Crear empresa es un proceso complejo, pero saber cómo dar de baja una sociedad no lo es menos. Cerrar una empresa requiere seguir una serie de pasos legales y administrativos. En este artículo, te guiaremos a través de cada etapa del proceso de dar de baja una sociedad, desde la disolución hasta la extinción final, según nos cuentan nuestros compañeros de asesoría jurídica mercantil de RBH Global.

DISOLUCIÓN Y LIQUIDACIÓN DE UNA EMPRESA

La disolución de una empresa es el acto jurídico por el que se pone fin a la personalidad jurídica de la misma. La liquidación de una empresa es el proceso que se sigue para liquidar el patrimonio de la empresa y repartirlo entre los socios.

 

¿CUÁNDO SE PUEDE DISOLVER UNA EMPRESA?

Las causas de disolución de una empresa están reguladas en la Ley de Sociedades de Capital. Entre las principales causas se encuentran:

  1. La voluntad de los socios
  2. La imposibilidad de realizar el objeto social
  3. La pérdida de más de la mitad del capital social
  4. La inactividad de la empresa durante más de dos años
  5. La sentencia judicial

 

PASOS SOBRE CÓMO DAR DE BAJA UNA SOCIEDAD

El proceso de liquidación de una empresa se puede dividir en los siguientes pasos:

ACUERDO DE DISOLUCIÓN

El primer paso es aprobar un acuerdo de disolución de la sociedad. Este acuerdo debe ser adoptado por la mayoría de los socios, en una junta general extraordinaria.

DESIGNACIÓN DE LIQUIDADORES

Una vez acordado la disolución, los socios deben designar a uno o varios liquidadores. Los liquidadores son los responsables de llevar a cabo el proceso de liquidación.

LIQUIDACIÓN DE ACTIVOS Y PASIVOS

Los liquidadores deben liquidar todos los activos de la empresa y pagar todas las deudas. Para ello, pueden vender los activos, cobrar las deudas pendientes y solicitar créditos.

REPARTICIÓN DE PATRIMONIO

Una vez liquidados los activos y pasivos, el patrimonio restante debe repartirse entre los socios. El reparto se debe realizar en proporción a las aportaciones de cada socio.

INSCRIPCIÓN EN EL REGISTRO MERCANTIL

La liquidación de la empresa debe inscribirse en el Registro Mercantil. Esta inscripción es necesaria para que la empresa quede extinguida.

CONSEJOS PARA LIQUIDAR LA EMPRESA CON ÉXITO

  • Contrate a un abogado especializado: liquidar una empresa es un proceso complejo que requiere de conocimientos especializados. Por ello, es recomendable contratar a un abogado especializado en derecho mercantil.
  • Reciba asesoramiento fiscal: el proceso de liquidación también puede tener implicaciones fiscales. Por ello, es recomendable recibir asesoramiento fiscal para garantizar que se cumplen todos los requisitos fiscales.
  • Realice un inventario de los activos y pasivos de la empresa: antes de comenzar el proceso de liquidación, es importante realizar un inventario de los activos y pasivos de la empresa. Esto ayudará a los liquidadores a determinar el valor del patrimonio de la empresa y a planificar el proceso de liquidación.
  • Elabore un plan de liquidación: una vez realizado el inventario, los liquidadores deben elaborar un plan de liquidación. Este plan debe establecer los pasos a seguir para liquidar la empresa de forma ordenada y eficiente.
  • Realice los pagos de las deudas en el orden de prelación: los pagos de las deudas deben realizarse en el orden de prelación establecido por la ley. En primer lugar, se deben pagar las deudas con garantía real, como las hipotecas y los préstamos con prenda. A continuación, se deben pagar las deudas sin garantía real, como las deudas con proveedores y las deudas laborales.
  • Reparte el patrimonio restante entre los socios: una vez liquidados los activos y pasivos, el patrimonio restante debe repartirse entre los socios. El reparto se debe realizar en proporción a las aportaciones de cada socio.

 

Si estás en proceso de liquidación de empresa, no dudes en hablar con nosotros, un experto en el área mercantil te ayudará con las necesidades.